Tu préstamo online o en tiendas Cash Converters

Tu préstamo online o en tiendas Cash Converters

300

¿Cuánto dinero necesitas?

30días

¿Para cuántos días?

0% Interés
Hasta 300€
Sin Papeleos

Tu micropréstamo

¡En 3 simples pasos!

Verifica tu identidad

Utilizando tu DNI, cuenta bancaria o a través de tu banca online

Realiza tu solicitud

En menos de 8 minutos cumplimenta tu solicitud desde nuestra web o en tienda

Obtén tu préstamo

Somos los únicos que te entregamos hasta 500€ en mano y en efectivo

Créditos flexibles

¿Qué son los créditos flexibles?

Un crédito flexible no es realmente un préstamo, sino una línea de crédito abierta sin garantía, es decir, si te aprueban una solicitud de crédito de este tipo, puedes retirar dinero en efectivo en cualquier momento hasta el límite de crédito aprobado, esta cantidad de dinero depende de la entidad financiera y de la cantidad que estés pidiendo prestada.

En cierto modo, un crédito flexible funciona como una tarjeta de crédito. Conoce las principales características de los créditos flexibles:

  • Tienen un límite de crédito.
  • Te cobrarán intereses por las cantidades de dinero que hayas tomado prestadas.
  • Deberás recibir un estado de cuenta mensual.
  • Tendrás que hacer al menos un pago mínimo cada mes.
  • Es posible que te cobren un recargo diario, mensual o incluso cada vez que utilices tu crédito flexible.

Diferencia entre los créditos flexibles y las líneas de crédito personal

Es importante entender la diferencia entre un crédito flexible y una línea de crédito personal de una institución financiera. Muchos bancos y cooperativas de crédito ofrecen líneas de crédito para prestatarios individuales y empresas. Las tasas de interés, los recargos y los plazos de pago dependen de múltiples factores como los puntajes de crédito o si la línea de crédito está avalada con una garantía colateral o no. Un buen crédito y una garantía colateral pueden ayudar a los prestatarios a obtener términos favorables en una línea de crédito de un banco o cooperativa de crédito.

Pero los préstamos flexibles no necesitan garantía y pueden ser una alternativa si tienes un crédito deficiente o poco o ningún historial crediticio. Los prestamistas de créditos flexibles pueden no exigir una verificación de crédito. Pero, como ocurre con prácticamente cualquier tipo de crédito, cuanto más riesgo asuma el prestamista, más alta será la tasa de interés que probablemente pagues.

¿Cómo funciona un crédito flexible?

Un crédito flexible puede estructurarse de varias maneras dependiendo de las condiciones ofrecidas por cada entidad financiera. Algunas desembolsan un solo pago, pero permiten que pidas prestado más dinero del crédito siempre que hayas devuelto parte del mismo. Otras establecen un tope y te permiten sacar dinero cuando lo necesites, mientras mantienes el resto del crédito en reserva. A medida que usas el crédito flexible, los términos de pago cambian para satisfacer tus necesidades; alguien con un préstamo a cinco años que paga la mitad y luego vuelve a pedir prestado, por ejemplo, tendría que restablecer la duración del crédito en respuesta.

Como en todos los tipos de créditos debes realizar pagos regulares de tu crédito flexible y podrías incurrir en multas o intereses por mora si incumples con los plazos pactados. Además, el banco puede optar por congelar el préstamo, sin ofrecer más dinero ni ningún otro cambio en los términos. Esto generalmente ocurre porque las circunstancias financieras del cliente han cambiado y el préstamo se vuelve riesgoso, como cuando las personas pierden su empleo.

¿Cuándo solicitar un crédito flexible?

La situación más indicada para solicitar un crédito flexible es cuando no sabes exactamente cuánto dinero vas a necesitar para tu proyecto, inversión o para solventar un imprevisto o urgencia. Un ejemplo de esto puede ser cuando estás haciendo remodelaciones en tu casa u oficina, para esto generalmente necesitas acceso a fondos y empiezas con una estimación del presupuesto que te da el contratista, pero en este tipo de proyectos pueden surgir problemas que causan un aumento en los gastos. Un crédito flexible te permite sacar tanto dinero como necesites, sin incurrir en deudas adicionales y no hay sanciones por no utilizar el monto total permitido por el préstamo.

Con un crédito flexible evitas pedir más o menos dinero del que necesitas y tienes la posibilidad de gastar solo la cantidad precisa, así podrás cumplir con tu propósito y organizar mejor tus finanzas personales.

Requisitos para solicitar un crédito flexible

  • Haber cumplido la mayoría de edad para así gozar de la capacidad de obrar que deriva del cumplimiento.
  • Se deben tener ingresos estables mínimos. Esto no es más que una especie de garantía para las entidades financieras que se encargan de conceder y ejecutar los créditos.
  • Debe contarse con un teléfono móvil porque se necesita un dispositivo desde el que acceder a tus datos y situación bancaria y un terminal desde el que recibir los avisos y estar en contacto constante con los agentes de la entidad bancaria.
  • Tener la residencia legal en España.
  • Algunas entidades bancarias exigen no tener ningún otro préstamo sin cancelar en el momento de solicitar el crédito flexible. No en todas las entidades, pero en algunas no conceden dos créditos flexibles que se vayan a ejecutar de manera simultánea, como mucho puede tratarse de una ejecución sucesiva.
  • Debe tenerse una tarjeta de débito contra una cuenta bancaria domiciliada en la entidad bancaria que va a conceder el préstamo flexible.

En Dineo ofrecemos préstamos con ASNEF, sin aval ni garantías hasta 300 euros con 0% de interés si eres un usuario nuevo y hasta 500 euros si ya has tenido préstamos con nosotros.

Ventajas de un crédito flexible

  • Puedes pedir prestado todo o parte de los fondos que tienes disponibles.
  • Puedes obtener dinero al instante.
  • Puedes obtener condiciones de pago flexibles como una opción de pago mínimo.
  • Si no pides prestado hasta tu límite de inmediato, preservarás tu capacidad de pedir más préstamos más adelante.
  • Puede que no necesites tener buena capacidad de endeudamiento para calificar a un crédito flexible.
  • Dineo, mucho más que ventajas

  • Inmediatez Dispón de tu dinero desde nuestra web o visita nuestras tiendas para conseguir tu dinero en efectivo y en el acto.
  • Transparencia Conoce el importe a pagar desde el primer momento y sin sorpresas.
  • Sencillez Adelanta o aplaza el pago a tu gusto y amplía la cantidad solicitada cuando quieras.
  • Seguridad Garantizamos tu seguridad y la de tus datos en todos nuestros procesos.
  • Soporte Personalizado Estamos contigo antes, durante y después del préstamo para ayudarte en lo que necesites.

Riesgos de los créditos flexibles

Desafortunadamente, no todo son beneficios y los créditos flexibles tienen asociados algunos riesgos a los que te puedes ver expuesto si solicitas este producto financiero. Conócelos a continuación para que tengas toda la información y puedas tomar una decisión consciente y responsable de lo que es mejor para resolver tu necesidad y para tu salud económica.

Intereses elevados

Aunque muchos países tienen leyes destinadas a regular préstamos abusivos, el costo de los créditos a corto plazo puede ser extremadamente alto. Por ejemplo, si las leyes de un país le permiten a un prestamista calcular los intereses sobre una base diaria, la cantidad de intereses que pagarás por un crédito flexible podría realmente dispararse.

Los pagos mínimos se convierten en intereses altos

Al igual que las tarjetas de crédito, los créditos flexibles pueden permitirte hacer pagos mínimos mensuales, pero eso suele significar que pagas el máximo de los intereses. Los pagos mínimos dificultan el pago completo del saldo porque los intereses siguen acumulándose.

Los créditos flexibles pueden llevarte a un endeudamiento excesivo

Las entidades financieras que otorgan créditos flexibles pueden pregonar el hecho de que solo tienes que solicitar la línea de crédito una sola vez y puedes utilizarla repetidamente siempre y cuando no hayas alcanzado el límite. A diferencia de un préstamo a plazos cerrado, los créditos flexibles pueden no tener una fecha de finalización específica. Esto puede acarrear varios problemas de la misma manera que pueden hacerlo las tarjetas de crédito: sigues pidiendo prestado y pagando intereses sin reducir sustancialmente la cantidad que debes.

Dado que un crédito flexible es una línea de crédito abierta contra la que puedes pedir prestado en cualquier momento hasta su límite, podrías contraer más deudas de las que puedes gestionar ahora o en el futuro, cuando tu situación financiera podría ser diferente. Un préstamo personal cerrado con una cantidad de préstamo fija y un plan de pagos específico no conlleva este riesgo.

¡Consigue tu dinero ya!

Solicita hasta 300€ y devuélvelos en 30 días.