Tu préstamo online o en tiendas Cash Converters

Tu préstamo online o en tiendas Cash Converters

300

¿Cuánto dinero necesitas?

30días

¿Para cuántos días?

0% Interés
Hasta 300€
Sin Papeleos

Tu micropréstamo

¡En 3 simples pasos!

Verifica tu identidad

Utilizando tu DNI, cuenta bancaria o a través de tu banca online

Realiza tu solicitud

En menos de 8 minutos cumplimenta tu solicitud desde nuestra web o en tienda

Obtén tu préstamo

Somos los únicos que te entregamos hasta 500€ en mano y en efectivo

Crédito Tributario

¿Qué es el crédito tributario?

El crédito tributario o crédito fiscal hace referencia a una cuantía económica que se encuentra a favor de una persona física o jurídica obligada a pagar un determinado gravamen. Es decir, es un crédito positivo de un contribuyente cuando ha de liquidar un impuesto, haciendo que dicho sujeto pague menos tributos o presente un saldo favorable respecto a la autoridad recaudatoria.

El crédito tributario tiene como principal objetivo evitar que las transacciones comerciales tasadas acarreen que un contribuyente pague el doble de impuestos. Junto a la reducción en el cobro de tasas, el Estado puede emplear ese excedente como una herramienta financiera y generar más capital.

¿Cómo se genera un crédito tributario?

El importe económico de un crédito tributario viene determinado por los gastos deducibles que haya generado el contribuyente. Hablamos, por lo tanto, del gravamen al valor añadido o IVA y que es deducible por cualquier profesional por cuenta propia o empresario. La suma de dichos gastos genera un saldo positivo para el contribuyente en forma de crédito, pudiendo restarse en el pago de tasas o manteniéndose como hucha.

Los gastos deducibles son aquellos que se deducen de los ingresos brutos y, de esta manera, conocer el beneficio a efecto de impuestos. Son un elemento fundamental e imprescindible para llevar a cabo una actividad profesional o empresarial. Para poder ser desgravados es necesario que queden recogidos a través de una factura.

¿Cómo evitar pagar el doble de impuestos con el crédito tributario?

Los créditos fiscales son rebajas fiscales ocasionadas por números rojos en el pasado en las cuentas de pequeñas, medianas y grandes empresas, además de autónomos. Estas ventajas fiscales se pueden utilizar en los siguientes años para paliar los efectos de las pérdidas.

Puesto que ya se pagaron impuestos en los periodos de liquidación que determinaron las pérdidas de las empresas, estas no tiene que volver a pagar los impuestos. El requisito para poder hacer uso de esta herramienta es presentar beneficios en los siguientes periodos impositivos de liquidación.

Crédito tributario para autónomos

Los créditos fiscales son deducciones fiscales generadas por pérdidas en el pasado que un autónomo tiene derecho a emplear en los siguientes años, mejorando su factura fiscal. Hay una parte de esa financiación que está garantizada por el Estado, y por la que se paga una tasa anual, y parte que no.

El crédito tributario para autónomos o trabajadores por cuenta propia, por lo tanto, puede ser activado cuando su situación económica está en números rojos. Es decir, ante la falta de beneficios durante cualquiera de los períodos de liquidación, los gastos pueden ser una vía de financiación a futuro. Para ello es necesario conocer cuáles son los gastos deducibles que permiten, en un déficit económico, generar ese crédito fiscal para futuros períodos impositivos.

  • Son gastos deducibles los necesarios para llevar a cabo una actividad profesional, siempre que estén correctamente justificados mediante factura.
  • El trabajador por cuenta propia o empresario debe recoger todos estos gastos en su libro de cuentas, es decir, deben quedar contabilizados.
  • Deben ser adquiridos en el mismo período impositivo que se traten.
  • Han de cumplir con el principio de causalidad o, en otras palabras, que las causas deben preceder a los efectos.
  • Dineo, mucho más que ventajas

  • Inmediatez Dispón de tu dinero desde nuestra web o visita nuestras tiendas para conseguir tu dinero en efectivo y en el acto.
  • Transparencia Conoce el importe a pagar desde el primer momento y sin sorpresas.
  • Sencillez Adelanta o aplaza el pago a tu gusto y amplía la cantidad solicitada cuando quieras.
  • Seguridad Garantizamos tu seguridad y la de tus datos en todos nuestros procesos.
  • Soporte Personalizado Estamos contigo antes, durante y después del préstamo para ayudarte en lo que necesites.

Crédito fiscal para empresas en España

Entre los incentivos ofrecidos por España a empresas, tanto nacionales como extranjeras, se encuentra el crédito fiscal. En el caso de las compañías que sufren pérdidas deducibles o gastos no deducibles, pueden ser diferidos, compensándose por los beneficios futuros.

De hecho, estos pueden ser utilizados durante los próximos períodos impositivos de los 18 años sucesivos y, de esta manera, reducir impuestos como el de sociedades. Es una manera de evitar pagar dobles impuestos, ya que las empresas acogidas a este tipo de crédito solo tienen que pagar una tasa anual que impone el Estado al 1,5%.

Crédito tributario para bancos

Uno de los sectores más beneficiados por los créditos tributarios en nuestro país son las entidades financieras y los bancos. Con la llegada de la crisis inmobiliaria, muchas de estas sociedades vieron mermadas sus cuentas y la presencia de números rojos se hizo patente para toda la sociedad. Al igual que ocurre con otras empresas, los bancos pueden emplear este tipo de financiación para compensar las pérdidas del pasado. Las previsiones para los próximos años es hacer uso de estos instrumentos en previsión de los rendimientos que se esperan en el sector ante la subida de los tipos de interés que se están dando.

Los accesorios de un crédito tributario

El crédito tributario presenta una serie de conceptos denominados accesorios y que sirven a la autoridad competente para fijar el monto final. Son cantidades que se suman al crédito fiscal para establecer el saldo del que dispone el sujeto.

Ejemplos de estos accesos:

Recargos: elemento fiscal proveniente de los intereses generados por adeudos hacia el ente recaudador. Son calculados basándonos en diferentes tasas variables, aunque pueden contar con prórrogas para su cancelación, lo que no provocaría una disminución del crédito.

Multas: al igual que el anterior accesorio, las multas son infracciones establecidas por las autoridades y que aumentan la cantidad a pagar a la Agencia Tributaria. Existen incentivos por pronto pago que se deducen del monto total a abonar.

Gastos de ejecución: son los conocidos como gastos administrativos y están conceptuados como tasas por la gestión.

Actualizaciones: aunque menos habituales, las actualizaciones se ejercen en periodos de cambios económicos como inflación, cambios político-económicos o revalorizaciones. Estos afectan en la aplicación de cuotas extra que reducen el crédito fiscal.

¡Consigue tu dinero ya!

Solicita hasta 300€ y devuélvelos en 30 días.

Diferencias entre crédito tributario y deducción tributaria

Tanto el crédito tributario como la deducción tributaria suponen un cuantioso beneficio a través de ahorros en el pago de impuestos a quien se los conceden. Sin embargo, ambos funcionan de formas diversas. La deducción tributaria, por ejemplo, es la exención fiscal que reduce los impuestos que tenemos que pagar.

Por su parte, el crédito fiscal no se trata de una exención sino de un periodo de tiempo que gana la empresa o el empresario autónomo para solventar un periodo de liquidación negativos. Es decir, se produce un aplazamiento de tributos, compensándose con los beneficios a futuro y evitando pagar el doble de impuestos.

¿Se puede solicitar un crédito tradicional con un crédito tributario?

Los créditos tributarios son un beneficio fiscal que ofrece un gobierno para paliar los efectos negativos de ciertos periodos de liquidación. No guardan relación con ninguna entidad financiera o banco, aunque si tu negocio se encuentra en números rojos, quizás la concesión de cualquier tipo de financiación se vea comprometida.

Si lo que buscas es un pequeño crédito para financiar una compra pequeña, pagar una factura o solventar un arreglo inesperado, Dineo te ofrece hasta 300 euros al 0% de interés. Tú eliges cómo devolverlo y cuando, para que solo tengas que utilizarlo como más desees.