Tu préstamo online o en tiendas Cash Converters

Tu préstamo online o en tiendas Cash Converters

300

¿Cuánto dinero necesitas?

30días

¿Para cuántos días?

0% Interés
Hasta 300€
Sin Papeleos

Tu micropréstamo

¡En 3 simples pasos!

Verifica tu identidad

Utilizando tu DNI, cuenta bancaria o a través de tu banca online

Realiza tu solicitud

En menos de 8 minutos cumplimenta tu solicitud desde nuestra web o en tienda

Obtén tu préstamo

Somos los únicos que te entregamos hasta 500€ en mano y en efectivo

Créditos rápidos

Los créditos rápidos son un tipo de financiación idónea para afrontar gastos urgentes, pues permiten conseguir dinero de forma online en pocos minutos, sin necesidad de cumplir con muchos requisitos o presentar mucha documentación. Con total garantía y sin esperas innecesarias.

Por este motivo, no es extraño que, actualmente, sea uno de los préstamos personales más populares, incluso más que los créditos convencionales que suelen ofrecer las entidades bancarias y que pueden llegar a tardar varios días o semanas en concederse.

Con lo cual, si necesitas dinero urgente, son una buena opción. Por ejemplo, para determinadas necesidades o imprevistos que puedan surgir en algún momento, como la reparación del coche, una factura de luz muy alta o una multa.

Gracias a ellos, dispondremos de dinero al instante para salir del apuro. Pero es fundamental saber cuándo es un buen momento para pedir un crédito rápido y tener en cuenta tanto el interés como el plazo de amortización.

¿En qué situaciones se recomiendan los créditos rápidos?

Si necesitas alguna necesidad financiera puntual, los créditos rápidos nos permiten conseguir liquidez de manera rápida y sencilla. Las situaciones más frecuentes en las que este tipo de préstamos pueden sacarnos de un apuro son las siguientes:

Pago de facturas: solicitar un crédito rápido puede ayudarnos a no dejar la cuenta en números rojos y a ayudarnos a pagar nuestros recibos a tiempo. De esta forma, evitaremos que el corte de suministros y la penalización por dejar la cuenta al descubierto.

Multas de tráfico: los préstamos online nos permiten conseguir dinero rápido para pagar multas de tráfico que no esperábamos. De esta forma, podrás disfrutar del descuento de la DGT por pronto pago, que normalmente es la mitad de la multa. Siendo los intereses de los créditos rápidos más económicos.

Reparaciones de electrodomésticos y vehículos: estos minicréditos también son una solución muy interesante cuando nos surge algún imprevisto con el que no contábamos y que pueden comprometer nuestra economía ese mes.

Gastos puntuales en fechas señaladas: todos nos hemos encontrado con que ha llegado alguna ocasión especial, como un cumpleaños, un aniversario o la Navidad y no hemos tenido dinero suficiente para afrontar los gastos necesarios. En estas situaciones, los créditos rápidos también pueden ser una buena solución.

Consultas médicas: si tienes cualquier problema de salud, podrás disponer del dinero necesario para acudir a la consulta. Un tema que es de vital importancia.

¿Qué cantidad se puede conseguir con los créditos rápidos?

Aunque el importe puede variar en función del tipo de préstamo y de la propia entidad, la horquilla suele estar entre los 50 euros y los 500 euros. Sin embargo, hay determinados créditos que ofrecen la posibilidad de conseguir hasta 5.000 euros, por ejemplo. Además, tienes que tener en cuenta que la primera vez suele haber un máximo de unos 300 euros. Una vez devuelto, puedes solicitar una cantidad más alta.

¿Cuál es la tasa de interés de los créditos rápidos?

Uno de los aspectos más importantes que deben tenerse en cuenta a la hora de solicitar un crédito rápido es el tipo de interés, representada por el TIN y el TAE. Información que siempre debe verse reflejada en el contrato. Los intereses variarán en función de la cantidad que hayamos pedido y del plazo de devolución que hayamos elegido. Si quieres pagar menos intereses, es recomendable que escojas un periodo de devolución más corto.

Pero además, hay otros factores que también pueden influir en que los intereses sean más altos o más bajos, como el historial crediticio. Y es que los antecedentes de impago de préstamos personales o de otros productos financieros pueden hacer que tu solicitud sea considerada como una operación de riesgo.

En cualquier caso, debes saber que hay muchas entidades que la primera vez ofrecen la posibilidad de acceder a préstamos gratis, es decir, sin comisiones ni intereses. Con lo cual, solamente tendrás que devolver la misma cantidad que pediste, sin tener que pagar costes adicionales.

  • Dineo, mucho más que ventajas

  • Inmediatez Dispón de tu dinero desde nuestra web o visita nuestras tiendas para conseguir tu dinero en efectivo y en el acto.
  • Transparencia Conoce el importe a pagar desde el primer momento y sin sorpresas.
  • Sencillez Adelanta o aplaza el pago a tu gusto y amplía la cantidad solicitada cuando quieras.
  • Seguridad Garantizamos tu seguridad y la de tus datos en todos nuestros procesos.
  • Soporte Personalizado Estamos contigo antes, durante y después del préstamo para ayudarte en lo que necesites.

Plazo de devolución de un crédito rápido

Del mismo modo que el importe puede variar, los plazos de devolución no siempre son los mismos. Existen distintos plazos para amortizar el crédito y, en base a ello, se establecerá una cuota u otra. Normalmente, cuando se trata de préstamos de pequeñas cantidades, el plazo no suele ser superior a los 60 días.

No obstante, hay que tener en cuenta que la mayor parte de las veces se trata de cantidades pequeñas, por lo que la devolución suele realizarse en un único pago, siendo el plazo de tiempo para devolverlo de unos 30 días.

En cuanto al medio de reembolso, las formas más habituales son la domiciliación bancaria, pago por tarjeta o transferencia bancaria, por ejemplo.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar créditos rápidos?

Una de las mayores ventajas de los créditos rápidos es que apenas se exigen requisitos y la documentación que hay que aportar es la estrictamente necesaria. Prácticamente, lo que deberes facilitar son tus datos personales y bancarios para que podamos estudiar la viabilidad de la operación. Ni siquiera tendrás que dar explicaciones de para qué quieres el dinero.

Las condiciones más habituales son las siguientes:

  • Ser mayor de edad: el rango de edad para solicitar un crédito rápido suele ir entre los 18 y los 71 años.
  • Tener residencia en España: es indispensable contar con el DNI, el NIE o el pasaporte en vigor para demostrar que eres residente en España.
  • Ser titular de una cuenta bancaria: este requisito es imprescindible tanto para recibir el dinero como para poder realizar el pago de las cuotas. Deberemos presentar el extracto de la misma para demostrar que somos los titulares y cuáles son nuestros ingresos y gastos habituales.
  • Tener un correo electrónico y un número de teléfono válidos.

No obstante, para algunos préstamos, es posible que se soliciten también algunos requisitos extra, como tener ingresos periódicos suficientes para poder devolver el préstamo o no estar inscrito en ningún registro de morosidad comoASNEF. En estos casos, la solicitud podría ser rechazada. Pero incluso si nos la aprueban, las condiciones de financiación no serán tan ventajosas.

¿Cuánto se tarda en recibir el dinero?

Por lo general, los créditos rápidos se conceden en unos 15 minutos. De ahí su nombre. No obstante, puede variar también en función de la cantidad de dinero de la que se trate y de la política de riesgo de la entidad.

Una vez que hayas tramitado tu solicitud, la entidad financiera realizará un análisis del riesgo de la operación basándose en tu perfil y recibirás una contestación casi inmediata. Si tu solicitud es aprobada, lo normal es que en menos de 24 horas tengas el dinero en tu cuenta. Incluso si ya eres cliente, podrás recibirlo en el acto.

¿Se puede conseguir un crédito rápido sin nómina?

Para solicitar un crédito rápido, no es necesario contar con una nómina, pero sí con una fuente de ingresos alternativa que sea suficiente para poder devolver el préstamo, como una pensión, una beca, el alquiler de un inmueble o la prestación por desempleo. Esto hace que sea más fácil conseguir dinero para jubilados, parados, estudiantes o autónomos que no disponen de una nómina. Un medio sencillo para disponer de pequeñas cantidades de dinero para hacer frente a imprevistos sin tener que presentar apenas documentación. Si no cuentas con ingresos habituales, necesitarás un aval, que puede ser una vivienda, un coche o un local. Pero también otra persona que te avale con su nómina o alguna propiedad.

¿Qué pasa si no puedo devolver el dinero?

Antes de recurrir a este tipo de dinero rápido, es importante que estés seguro de que vas a poder hacer frente a la devolución del mismo a tiempo y que sepas cuáles son las consecuencias de no hacerlo, de modo que puedas valorar si un crédito rápido es lo que más te conviene.

En caso de impago, generalmente se te aplicará una penalización y además deberás abonar más intereses por la demora. Algo que puede ocurrir incluso con los préstamos que tengan un interés del 0%. Si no lo devolvemos a tiempo, terminaremos pagando una penalización. A lo que habría que añadir que tu nombre podría acabar incluido en un fichero de morosidad como ASNEF, RAI, Cirbe, o Experian.

Por esta razón, si no vamos a poder hacer frente a la devolución del dinero dentro del plazo establecido, lo más recomendable es que te pongas en contacto con la empresa prestamista para notificarles nuestra situación y pactar un nuevo plazo de amortización. La mayor parte de las compañías ofrecen prórrogas de hasta un mes más para devolverlo, aunque puede depender de la política de riesgo de la misma. En cualquier caso, recuerda que tendrás que sumar los intereses que se generarán debido a la aplicación del plazo.

Por eso, a la hora de solicitar un crédito rápido, es importante que lo hagas de manera responsable. Antes de tomar una decisión, reflexiona sobre si hay una necesidad real de dinero y si vas a tener problemas para devolverlo. Ten en cuenta que este tipo de préstamos están pensados para hacer frente a necesidades ocasionales y urgentes, pero no son recomendables para gastos habituales o para afrontar el pago de otros préstamos o deudas, ya que lo único que conseguirás es agravar tu situación financiera y personal.

¡Consigue tu dinero ya!

Solicita hasta 300€ y devuélvelos en 30 días.